03. 9. 2020

Crea una zona de estudio juvenil bien iluminada

    La mejor forma de garantizar que nuestros pequeños aprovechen al máximo sus horas de deberes y aprendizaje en casa es ofreciéndoles una zona de estudio juvenil apropiada.

    Ideas para una sala de estudio

    Hay muchas formas de conseguir esa zona de estudio juvenil en un hogar, dependiendo del espacio que tengamos disponible y de los recursos a nuestro alcance. Algunas de las ideas que mejor puedes aprovechar son estas:

    • Optimiza al máximo el almacenamiento, para aprovechar cada rincón de la habitación que destines al estudio y evitar elementos que puedan distraerlos.
    • Escoge un diseño que combine diversión, estudio y calidez. Si, además, puedes adaptar este diseño conforme los niños van creciendo, mucho mejor.
    • Apuesta por los elementos que se «esconden», como mesas de estudio abatibles o móviles, literas para optimizar el espacio y cualquier sistema con el que ellos estén más cómodos a la hora de estudiar.
    • Fomenta el estudio colaborativo, con una gran mesa que puedan utilizar los pequeños de forma compartida o, incluso, donde tú también puedas trabajar.

    Escoge sillas cómodas, que se adapten a su fisonomía y a sus necesidades de estudio. Así no solo les motivarás a seguir estudiando, sino que su espalda no se verá afectada por malas posturas.

    ¿Cómo creo una estancia iluminada para el estudio?

    La mayoría de las veces, hacemos del dormitorio la estancia de estudio y juego. No obstante, si contamos con espacio, lo mejor es diferenciar las zonas de ocio y estudio. Una manera de multiplicar las estancias sin obras es con sistemas de techo de panel sándwich, policarbonato celular o cristal.

    Los techos móviles de Kauma son la solución perfecta. Los paneles móviles les permiten disfrutar de iluminación natural como desees. Regula su entrada en función de la disposición de la mesa de estudio y los pequeños, para que les entre luz de la forma más aprovechable posible.

    Estos sistemas de techo pueden permitir pasar suficiente ventilación como para que en el interior se disfrute de un ambiente confortable. Además, en caso de que llueva o haga mal tiempo, siempre es posible aprovechar su aislamiento, para que no surja ningún inconveniente.

    Trucos para iluminar la sala de estudio de mis hijos

    Asegurar la entrada de iluminación natural es la mejor forma de iluminar la sala de estudio de tus hijos.

    Pero también debes aprovechar un sistema de iluminación artificial para cuando el sol ya no dé suficiente luz. La luz fría de bajo consumo es la más recomendable, porque mejora la concentración de lo que se está haciendo y reduce el consumo energético.

    Si escoges mobiliario de color claro, así como pintura para las paredes que huya de tonalidades oscuras, optimizarás toda la iluminación interior, además de que potenciarás una mayor atención en sus estudios.

    Como entrada de iluminación natural, los sistemas de techo ofrecen una solución ideal para cualquier estancia donde se instalen. No obstante, puedes mejorarla todavía más con las cortinas de cristal.

    Esta solución de acristalamiento vertical consiste en paneles de vidrio correderos o correderos-giratorios. Con ellos puedes dejar pasar toda la iluminación natural del exterior, sin que el clima les afecte lo más mínimo, gracias a las prestaciones en cerramiento que ofrecen.

    Además, también puedes mantener una ventilación óptima con estos sistemas. Únicamente tienes que abrirlos lo que necesites o plegarlos totalmente si lo requieres, para dejar pasar toda la ventilación que precisen los pequeños.

    Sistemas de techo y cortinas de cristal son el tándem perfecto para crear la mejor zona de estudio de toda la casa. Además, pueden instalarse con los acabados que mejor encajen con el resto de decoración de la casa. Un complemento ideal que seguro que ayuda a los pequeños con sus deberes y estudios.