fbpx
03. 4. 2020

Visto y no visto: Ideas para ocultar mobiliario que no se usa

    Apuesta por las puertas correderas

    Son elementos indispensables, pero a pesar de su ligera apariencia ocupan mucho más espacio del que piensas. Hablamos de las puertas.

    Una forma de ahorrar espacio con ellas es escoger puertas correderas. Al no ser abatibles, tanto la apertura como el cierre solo ocupan el marco de paso entre estancias.

    Si además la infraestructura lo permite, hay diseños de puertas correderas que se ocultan dentro de la misma pared, creando además un efecto de mayor amplitud que te encantará.

    ¿Conoces los muebles correderos?

    Derivados de las puertas correderas, han surgido como tendencia los muebles correderos. Consisten en estructuras de mobiliario que se pliegan o encajan entre sí, de manera que cerrados ocupan el menor espacio posible.

    Sin embargo, al abrirlos, tienes una amplitud sorprendente, que puedes aprovechar para lo que quieras, tanto colgar chaquetas, cómo guardar zapatos, utensilios de la casa, etc.

    Lo que guardes y cuánto puedas guardar dependerá de la estancia en la que aproveches este tipo de innovador mobiliario. Si es en el baño, lo lógico es aprovechar este espacio para productos de higiene personal. Si es en la cocina, es el lugar ideal para las aparatosas sartenes o cazos.

    Trucos en espacios no aprovechados

    Toda tu casa te ofrece un entorno aprovechable en cuanto a espacio y seguro que no lo estás exprimiendo al 100%.

    Por ejemplo, si tienes bañera, es probable que esté sobre una estructura cerrada hasta el suelo. Si en lugar de ello optas por un mobiliario con aperturas, podrías aprovechar los huecos naturales que crea la forma de la bañera, para colocar champú, gel y otros productos de higiene personal.

    Quienes viven en un dúplex o una vivienda con escaleras, puede aprovechar todo el hueco inferior, para ocultar un ropero que va a descongestionar considerablemente el resto de armarios de la casa.

    Cortinas de cristal plegables

    En una terraza, una solución óptima de cerramiento es el de colocar cortinas de cristal. Son acristalamientos de terraza con paneles de vidrio transparente, que se adaptan a cualquier dimensión y que permiten disfrutar de este espacio en cualquier momento del año.

    Cuando llega el verano o hace un día agradable al aire libre, en algunos modelos como las cortinas de cristal Parallel 150 y Gravital 400, podemos aprovechar su extensión de guías. Este elemento permite ocultar todos los paneles en la pared o incluso guardarlas en un armario. De esta manera, ocultamos por completo su presencia y disfrutamos de la terraza sin cerramiento, hasta el próximo día que tengamos que aprovecharlo de nuevo.