22. 3. 2021

Cuidados para los árboles frutales pequeños en casa

    Mucha gente quiere tener árboles frutales en casa. Tanto por el entorno que crean como por las frutas que dan, representan una de las opciones prioritarias a la hora de elegir qué plantar en el hogar.

    Sin embargo, también muchas personas creen que los árboles frutales requieren de un espacio suficiente para crecer, como un jardín exterior o incluso un invernadero.

    En la práctica esto no tiene por qué ser necesariamente imprescindible. Es posible tener árboles frutales pequeños en casa y disfrutar de ellos a tu estilo, dejando que crezcan sanos y fuertes en sus macetas, si les ofrecemos los cuidados necesarios.

    Árboles frutales para tener en casa

    Sí es cierto que no todos los árboles frutales se pueden tener en casa. Pero la mayoría de ellos sí. Solo necesitamos una buena maceta y espacio por ejemplo en un balcón o terraza.

    Estos son algunos de los árboles frutales pequeños que puedes tener en tu hogar y disfrutar, cuidándolos, aprovechando sus frutos y consiguiendo un espacio sostenible en tu misma casa.

    • Limonero: Uno de los árboles frutales más demandado. Estéticamente precioso y con uno de los frutos más deseados por sus múltiples aplicaciones.
    • Cerezo: Si vives en un clima suave, vas a poder disfrutar de cerezos en tu propia casa. Si te gustan las cerezas y quieres ver cómo se desarrollan con tus cuidados, es el árbol frutal perfecto para ti.
    • Melocotonero: Un árbol frutal recomendable para plantar en maceta, ideal para tener en la terraza y saludable si te gusta disfrutar de esta fruta en verano.
    • Naranjo: Un clásico de la costa Mediterránea, que en realidad puede crecer en cualquier sitio donde el clima no sea muy extremo. Y si te gustan las naranjas, no hay duda de que es la elección que debes tomar.
    • Manzano: Lo mejor del manzano como árbol frutal es que puedes elegir la variante de manzana que más te guste para plantar en tu casa.

    Cuidados para las árboles frutales pequeños

    Plantar árboles frutales en interior o en una terraza exterior, no tiene más secreto que hacerlo con otro tipo de plantas. El cuidado adecuado es la clave para garantizar que crezcan fuertes y que se mantengan en perfecto estado en cualquier momento del año.

    En concreto para los árboles frutales pequeños, la elección de la maceta es muy importante, si no tienes un terrenito donde plantarlos.

    Normalmente las más adecuadas son las macetas de barro. Son las que mejor conservan la humedad y, aunque también son de las más frágiles si no tienes cuidado, en realidad al pesar más que otras opciones dan más estabilidad al árbol.

    Los árboles frutales no son tampoco pequeñas plantas. Escoge una maceta honda y ancha, en la que puedan crecer sin ningún tipo de límites.

    Por descontado, el sustrato utilizado puede condicionar su crecimiento. Escoge uno de la mejor calidad. Hay específicos para árboles frutales, que cuentan con la composición idónea para que disfruten de un crecimiento apropiado.

    Obviamente, los dos elementos clave de su desarrollo son el sol y el agua que les proporciones. Lo ideal es contar con un espacio exterior como una terraza o un balcón, en el que puedas garantizarles horas de luz solar apropiadas y que mantengas un sistema de riego adaptado a cada árbol frutal.

    Aún con todos estos cuidados, hay un factor que nunca debemos dejar de lado, ya que también puede condicionar incluso la supervivencia de nuestros árboles frutales, el frío.

    ¿Cómo proteger del frío las plantas?

    Como hemos comentado al principio del artículo, solo basta tener una terraza o balcón para dejar que nuestros árboles frutales crezcan en todo su esplendor.

    Pero disponer de estos espacios al aire libre tiene el riesgo de que el frío les afecte demasiado. Es importante contar con soluciones que permitan mantener una temperatura óptima para nuestros árboles frutales.

    Las cortinas de cristal son la solución de aislamiento perfecto para estos árboles frutales. Podemos adaptar toda su instalación a las medidas de nuestra terraza o balcón y conseguir un cerramiento óptimo, para que en su interior tengamos la mejor temperatura posible, en cualquier momento del año.

    Si, en algún momento, queremos que corra el aire o incluso abrirlas por completo, es un sistema que permite la apertura que queramos, así adaptamos la terraza o balcón a nuestras preferencias o necesidades, si hablamos de cultivos como estos.

    Además, las cortinas de cristal pueden aprovechar de forma complementaria soluciones de sombra, como sistemas de techo. Si escogemos el modelo con panel sándwich, por ejemplo, podemos aislar los árboles frutales de la exposición directa del sol cuando lo necesitemos.